LO ÚLTIMO »

Comunismo (I)

Para una inmesa mayoría de la población aún es llamativo que los mayores asesinos del siglo XX, y prácticamente de la historia de la humanidad, fueran lo que algunos llaman hombres de Estado –no veo la virtud por ninguna parte–, sin embargo es cierto. Todos ellos, los 10 que aparecen en la imagen inferior derecha, fueron gobernantes, líderes, jefes de Estado: políticos. Hitler, sin ir más lejos, ganó unas elecciones con más votos de los que ha tenido nunca un Presidente del Gobierno en España. Eso que le encanta repetir irónicamente al profesor Rodríguez Braun de “qué buenos son nuestros gobernantes” a veces resulta complicado de defender, a no ser, eso sí, que nos refiramos a lo buenos que son haciendo el mal. En eso, hasta los comunistas son eficaces. De hecho, la historia demuestra que no son eficaces en nada más.

Dictadores AsesinosComo no podía ser de otra manera, ocupan buena parte de las plazas de este macabro top ten. Cinco para ser exactos: Mao, Stalin, Pol Pot, Kim Il Sung y Mengistu. De los más de 146 millones de seres humanos exterminados por esta decena de asesinos, casi 106 desaparecieron bajo el comunismo. A la cabeza y con mucha ventaja (78 millones de muertos, que se dice pronto), el chino Mao Zedong, adorado hace no muchas décadas por tantos progres de occidente.

Sin embargo, esta lista no recoge los crímenes que la expansión y el mantenimiento del comunismo ha provocado en muchos otros lugares del mundo. Todavía hay quien piensa que algo así merece la pena. También quien defiende que aquéllos régimenes no fueron –no son– comunismo real, sino un fallo. Un fallo propiciado por los embargos exteriores, la falta de comprensión y la codicia de los gobernantes que utilizaron tan bondadosa e inocente ideología en su beneficio propio. No pocas de estas afirmaciones son hechas desde iPhones, iPads y demás instrumentos del demonio, que como todo buen ateo comunista sabe, es capitalista.

En definitiva, los más prolíficos asesinos de la historia, más allá de las excusas (ideologías) por medio de las que llegaron al poder, comparten una característica básica: el socialismo. De izquierdas, de derechas, de arriba o de abajo. Todos, socialistas. Estatistas. Hitler, el primero, por mucho que tantos se empeñen en lo contrario. El grado de importancia que tuvo el individuo en los regímenes de todos ellos fue el mismo: cero. Sus voluntades, sus pensamientos, sus intereses, sus sueños: nada. Algo irrelevante y despreciable, es más, perjudicial para el proyecto totalitario al que toda persona, salvo algunos privilegiados, había de plegarse.

 

Imagen | Keystone-Getty Images

1 Comentario en Comunismo (I)

  1. lenin /churchil/jengiz khan / teymor/ troman/saddam hossein/ nappelon/ alexander/ salim /gorge bosh…..

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*