LO ÚLTIMO »

Coyuntura de Suecia para “dummies”

Una aproximación breve y generalizada de la estructura macroeconómica sueca durante el principio del siglo XXI

Estocolmo | mises.ca

La quiebra del Estado de Bienestar Sueco a principio de la década de los 90, perfectamente analizado e ilustrado por Mauricio Rojas, y actualizado en políticas de gestión y liberalización por Diego de la Cruz; se convirtió en una de las mayores oportunidades administrativas que ha tenido un país de reciclarse y reinventarse con políticas de reformas estructurales. Entre las claves de su crecimiento sostenido, ha estado la increíble mejora del sector exterior de servicios, el crecimiento del consumo interno, el control del gasto que le ha permitido tener incluso años de superávit público (parece mentira que el hecho de que un estado gaste menos de lo que ingresa, apenas unos años, sea objeto de sorpresa), y la política de reducción de deuda soberana.

Comencemos dándole sus respectivos pesos a los integrantes de la producción del país: Consumo, Inversión, Gasto y Balanza Comercial:

Suecia 1

Vemos que el principal aportador al PIB sueco es el consumo con cerca de un 50 % del total, seguido por Gasto Público, que representa en torno al 35  %; Inversión, con un 18 % – 20 % y Balanza Comercial, entre el 3 % – 8 % restante. Durante el período analizado, Suecia ha tenido tasas de crecimiento interanuales positivas exceptuando el período que comprende desde mitad de 2008 a mitad de 2009, como veremos, esta recesión coincide con una excepcional deflación interanual que no hizo más que aumentar el consumo, y que este tirase excepcionalmente de la demanda; desmontando completamente el mito de que la deflación se carga el consumo interno. De hecho, cuando las expectativas de inflación de consumidores en el 2009 eran de recuperación de alza de precios, el crecimiento del consumo cayó, viéndose incluso tasa negativa, como veremos en el gráfico que relaciona Inflación con tasas de Consumo y Producción.

Suecia 2

Para seguir estructurando datos de la economía sueca en este primer período del siglo XXI, vamos a ver qué ocurrió con la inversión en términos relativos a PIB y los tipos de interés.

Suecia 3
En el período, vemos que los tipos de interés fijados por el Banco Central de Suecia han ido a la baja, pasando de un 5 % a un aproximado 2 % (coincidente, por cierto, con el objetivo de inflación). En cambio los tipos reales han tenido algo más de volatilidad por no haber tenido una inflación estable, siendo en 2009, con deflación, el tipo real de un 4 % y la Inversión sufriendo una contracción de cerca de un 10 % en su peso en el PIB, está reducción fue una de las principales causantes de la contracción del PIB en el período. De manera efectiva podemos concluir que la política monetaria expansiva no ha conseguido controlar la inflación al gusto del Banco Central, y que la Inversión se ha visto condicionada a las expectativas de Inflación y su incidencia en tipos reales.

Uno de los hechos que he considerado más significativos en este período de la economía sueca ha sido el florecimiento del sector servicios y su peso en la balanza comercial. Suecia, siendo un país históricamente minero, metalúrgico e industrial; ha visto incrementar la calidad de sus servicios financieros, escuelas de negocios y atraído turismo de una manera excelente, cómo veremos, la influencia de estos servicios en la producción interna en general y en las exportaciones netas en particular, ha sido espectacular y crucial para que no haya habido déficit.

Suecia 4
A principio de década, las importaciones de servicios superaban a las exportaciones, suponiendo un lastre para el superávit comercial, pero conforme se fue avanzando en el tiempo, han llegado a un nivel incluso superior a las de bienes, suponiendo en el 2012 un 60 % de la balanza comercial total.
Para continuar con este breve análisis, veamos el tipo de cambio de la Corona Sueca (SEK) con el Dólar Americano (USD), para ver los efectos de la devaluación de la moneda que llevó a cabo el país escandinavo en el sector comercial.

Suecia 5

Suecia 6

(Datos de Gasto descontadas Transferencias por incidencia directa en Consumo y pago de intereses de deuda, computadas directamente en déficit)

Aquí apreciamos cómo, la fuerte devaluación artificial llevada a cabo por las autoridades monetarias suecas a mediados de 2008, tira de mucho de las exportaciones netas, reduciendo la medida a la que estaban decreciendo, sin llegar a crecer aún en el período analizado; a base claro, de quitar capacidad adquisitiva a los consumidores suecos de productos extranjeros y dárselas a los consumidores extranjeros de productos suecos. El PIB aún así escapó con una subida importante y salida de la recesión hasta 2010, pero una bajada del crecimiento en cuanto los precios se estabilizaron, y si le echamos un vistazo al gráfico de Inflación y Crec. Consumo, veremos que en años posteriores (a partir de 2010) la devaluación trajo inflación y estancamiento del consumo, hecho que explica la reducción del crecimiento del PIB.

Pasemos ahora a analizar la política fiscal, el déficit público y la reducción de deuda de la economía sueca.

Suecia 7

Los impuestos totales han pasado de un 51 % del PIB al un 44 % aproximado, mientras que el gasto público no ha sufrido variaciones exageradas, manteniéndose en la senda del 35 %. Esta alta recaudación le ha permitido tener un déficit público bastante controlado, en torno a un 0 % del PIB a final del período analizado, si nos fijamos en los años 2008-2009, la recesión en Suecia, hubo incluso superávit comercial que acabó en crecimiento.
Para terminar el repaso a gran escala de la economía de Suecia en la primera parte del siglo XXI, veamos el comportamiento de la deuda respecto a la de la OCDE y los precios de los bonos a 10 años a finales de la primera década, plena crisis europea.

Suecia 8

Suecia 9

Suecia 10

La OCDE en su conjunto, se ha endeudado de media un 25 % más respecto de su PIB en tan solo 6 años, habiendo llegado hasta un 105 % muy representativo, que, a un ritmo de pago de intereses de un 5 % anual, y sin financiarse, tardaría en pagar unos 24 años, aproximadamente, suponiendo PIB estable y financiación interna a costa del contribuyente. Para esto Suecia ha sabido mantener la confianza de sus inversores de deuda, pudiéndose financiar a unos tipos nominales asequibles y en continuo descenso, y unos reales generalmente menores que su tasa de crecimiento, que, combinados con un crecimiento sostenido y un déficit público controlado, le ha permitido reducir unos 12 puntos porcentuales su deuda respecto al PIB en tan sólo 6 años.

Repaso breve y amplio al devenir de la economía de Suecia desde el año 2000 hasta el 2012, que espero sirva para tener un referente claro de lo que son políticas de recuperación, sostenidas con buenos datos de balanza comercial, consumo y financiación.

 

Gráficos | @miguellgv

Fuente | OCDE

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*