LO ÚLTIMO »

Día D

El Desembarco de Normandía, también conocido como Operación Neptuno y Operación Overlord, supuso el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial. Comenzó al amanecer del martes 6 de junio de 1944, a las 6:30, sobre un tramo de casi 100 km de la costa de Normandía, dividido en cinco sectores: Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword.

La operación, que no se limitó al desembarco, se llevó a cabo en dos fases: una de asalto aéreo de 24.000 tropas aerotransportadas formadas por militares americanos, británicos, canadienses y franceses, poco después de la medianoche, y un desembarco anfibio de la infantería aliada y las divisiones acorazadas en la costa de Francia, al amanecer.

Lo ocurrido aquella mañana en aquellas playas del noroeste de Francia significó la invasión anfibia más grande de todos los tiempos. El Día D (D-Day). Más de 155.000 hombres desembarcaron y unos 195.700, entre personal militar y de la marina mercante, distribuidos en más de 5.000 buques, estuvieron involucrados. La operación requirió el transporte de soldados y material desde el Reino Unido y apoyo con fuego aéreo y naval.

Los planificadoresDDAY3 aliados sabían de la inestabilidad del clima para el Día D, que originalmente iba a ser el lunes 5, lo que lo convertía en un factor incontrolable. A última hora de la tarde del 2 de junio de 1944, Eisenhower, sus generales y el primer ministro británico, Winston Churchill, se reunieron para revisar el pronóstico del tiempo. Las noticia estaban lejos de ser positivas: cielos nublados, lluvia y mar gruesa.

El Presidente de los Estados Unidos decidió aguardar un día más con la esperanza de que el pronóstico mejorase. Menos de 24 horas antes de la invasión programada, reunió a sus consejeros de nuevo. La previsión indicaba que la lluvia se detendría y que las nubes darían una tregua desde la tarde del 5. Así, el Día D fue trasladado definitivamente al martes 6. Un cambio para la historia. Los planificadores sabían que las mareas no volverían a favorecer una invasión durante casi dos semanas, tiempo suficiente para que los alemanes pudiesen conocer el plan de los aliados.

La operación fue un éxito militar. Los aliados habían vencido al clima y, sobre todo, una batalla que cambiaba el curso de la Segunda Guerra Mundial, es decir de la historia, y suponía el inicio del avance definitivo para la liberación de Europa.

En aquellas horas que hoy cumplen 70 años, cayeron más de 12.000 aliados, 4.414 de los cuales fallecidos confirmados, y entre 4.000 y 9.000 alemanes.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*