LO ÚLTIMO »

El golfista de Holywood

Rory McIlroy | walldesk-hd.com

No de Hollywood, aunque él también es una estrella y está escribiendo su nombre en el paseo de la fama del golf. Holywood es una pequeña ciudad de Irlanda del Norte que pasaría desapercibida si él no hubiera nacido allí. Pero lo hizo. Él es Rory McIlroy. Es decir, el mejor golfista del mundo.

Un chaval orejón con gorra que le da a la bolita mejor que nadie y menos veces que el resto. Un maestro de 25 años. Que ha ganado (casi) todo y sólo ha hecho comenzar su carrera. Que empezó en 2007 tras entrenarlo su padre Gerry desde la infancia. Ahora lo acompaña orgulloso por todo el mundo y acepta sonriente las felicitaciones tras las hazañas de su único hijo.

Como único es su juego estos días. Inmerso en el mejor momento de su carrera y completando un verano fantástico. Que comenzó en julio con el British Open y siguió en agosto con el World Golf Championship y el PGA Championship. O sea, dos majors. Inevitable que sea número uno. Que lo encumbremos. Que esté aquí escribiendo sobre él y su deporte. El golf, que tan complicado y preciso debe ser si uno quiere tener dos millones de seguidores en Twitter, por ejemplo.

O haber ganado casi siete millones de dólares (sólo en premios) en lo que va de 2014. Porque el golfista de Holywood lleva una vida de estrella de Hollywood. Codeándose con otras celebridades (fue novio de Wozniacki) y viajando en su avión privado. A eso ha llegado haciendo cosas como estas:

Jugando bien. Muy bien. Algunos dicen que entre lo mejor que ha dado la historia de este centenario deporte que ha visto a otros jóvenes prodigios como Tiger Woods o Jack Niclaus. Golfistas que suman 14 y 18 majors, respectivamente. Rory va por 4 y amenaza con ir escalando peldaños hasta alcanzarlos. O incluso superarlos, porque en Río 2016 tendrá un reto novedoso e histórico. El golf vuelve (estuvo en San Luis 1904) a unos Juegos Olímpicos.

Será en la Reserva de Marapendi en un campo aún por construir. McIlroy competirá con 59 rivales por el oro. Y representará a Irlanda, a pesar de haber sido tentado por Reino Unido. Ese será su futuro. Un tiempo verbal muy familiar para el norirlandés. Aunque si tiene futuro, más tiene presente. Porque aquí les presento al número de uno de golf. El mejor.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*