LO ÚLTIMO »

El primer novio de la muerte

Legionarios | i.huffpost.com

El General Millán-Astray es uno de tantos héroes que han dado su vida por España y que por su honor y gallardía han escrito su nombre a sangre y fuego en la historia de nuestra patria. Pero el general siempre será recordado por ser el fundador, en 1920, del Tercio de Extranjeros o Legión Española como se conoce hoy en día a este cuerpo del ejército español.

Millán-Astray nace en La Coruña el 5 de Julio de 1879, hijo de José Millan Astray (abogado) y de Pilar Terreros Segade. Nuestro protagonista es empujado por su padre a estudiar derecho para que así pudiera seguir sus pasos, pero ni eso era lo que él quería ni lo que le iba a deparar el futuro. Su ilusión y aspiración eran las de dedicar su vida a la carrera militar, lo consigue ingresando con apenas dieciséis años en la Escuela Superior de Guerra. Al año de llegar interrumpe su estancia en la escuela debido a que se ofrece como voluntario a un batallón expedicionario que zarpa hacia Filipinas.

Millán-Astray

Millán-Astray

Es en Filipinas donde comienza a destacar la figura de Millán-Astray por su valor y arrojo. Con diecisiete años deslumbra en la defensa de la población filipina de San Rafael, apenas treinta soldados españoles hacen frente y derrotan a un enemigo muy superior en número. A su vuelta de Filipinas y con el desastre colonial consumado, ingresa de nuevo en la Escuela Superior de Guerra y obtiene su diploma de Estado Mayor. Al tiempo pide su traslado voluntario al protectorado de Marruecos, donde España mantenía un conflicto con los lugareños.

Es en África donde Millán-Astray, al ver las numerosas bajas españolas de soldados jóvenes y sin experiencia en combate, se da cuenta de la necesidad de crear un cuerpo militar que esté bien entrenado y que sea capaz de hacer frente a los rifeños en su territorio y siempre situado en primera línea de fuego. Con veintiséis años y siendo teniente coronel funda en 1920 el Tercio de Extranjeros –idea que toma de la Legión Extranjera Francesa– o, como se le conoce comúnmente, la Legión Española. El oficial gallego obtiene por concurso una de las plazas que ofertaban para formar oficiales en naciones extranjeras y poder conocer nuevos conocimientos bélicos y aprender idiomas, con esto marcha a Francia para poder conocer mejor el cuerpo legionario francés y perfeccionar más si cabe el nuevo y valiente Tercio de Extranjeros.

Millán-Astray y Franco

Millán-Astray y Franco

José Millán-Astray organiza la unidad de caballeros legionarios con la ayuda de su gran amigo Francisco Franco, por aquel entonces comandante. En África, en la guerra de Marruecos, es donde nuestro héroe sufriría las heridas de guerra que lo harían inmortal. En apenas cinco años sufrió un disparo en el tórax, otro en la pierna, uno en el brazo derecho, el cual perdió, y el último en el rostro, que le produjo la pérdida del ojo derecho. Siempre herido en combate, en primera línea de batalla, es la herida en el brazo de la cual guarda un buen recuero, así lo manifestaba en una entrevista para el diario ABC en 1925:

Pues yo iba en auto, acompañado del glorioso Topete, en dirección al Fondak, y a la altura de Tanites, nos encontramos con fuerzas de la columna del coronel Góngora, que sostenía fuego con él enemigo. Echamos pie a tierra, y a campo traviesa -no encontramos caballos-, nos dirigimos al encuentro del coronel para prestarle ayuda, si fuese necesaria. De pronto, y cuando descansábamos de una carrera desenfrenada, nos encontramos entre una guerrilla formada por soldados del regimiento de Burgos. Yo unos días antes había arengado a estos soldados, que me hicieron un recibimiento entusiasta en su posición, y creí que al encontrármelos en el campo de combate debía nuevamente arengarlos. Me adelanto y en el momento en que con el brazo en alto gritaba “¡Soldados de Burgos—!”, sonó la descarga…, cayó el pobre Topete para no levantarse más, caí yo con el brazo atravesado. Lo que vino después será para mi inolvidable. La guerrilla, despreciando el peligro, se puso en pie y rodeándome y cubriéndome con sus cuerpos me retiraron del campo. Los soldados de Burgos tienen un lugar preferente en mi corazón.

Tuerto, manco y cojo –como aquel héroe de Pasajes– prosiguió al frente de la Legión en tierras africanas, cuerpo que iría in crescendo, hasta el inicio de la Guerra Civil que toma el camino de la sublevación. Durante la contienda cainita española crearía junto con Ruiz Albéniz, Dionisio Ridruejo y Ernesto Giménez Caballero, Radio Nacional de España, la radio oficial del bando nacional. Millán-Astray será recordado también por el enfrentamiento que tuvo en la Universidad de Salamanca con Miguel de Unamuno quien por entonces era su rector.

Escudo de la Legión

Escudo de la Legión

Este primer caballero legionario hizo famosos los lemas “A mi la Legión” y “Viva la muerte”, siendo el segundo un poco irracional e incongruente, es un lema que junto al himno de dicho cuerpo militar “El novio de la muerte”, sólo son entendidos desde el contexto y el motivo por el cual se crea dicho cuerpo, el cual no es más que estar en primera línea de batalla, enfrentarse a las peores condiciones y hacerle frente al enemigo más despiadado.

José Millán-Astray y Terreros intentó crear, con éxito, un cuerpo de guerreros feroces, que no temiesen a la muerte y que fueran descendientes de aquellos temidos Tercios que conquistaron medio mundo para el Imperio donde nunca llegaba a ponerse el sol.

IVL

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*