LO ÚLTIMO »

Godfrey Bloom, un verdadero antisistema

Las elecciones europeas pusieron en los medios de toda Europa -o los medios de toda Europa pusieron en el Parlamento Europeo- grupos que desde cualquier extremo presumen de ser antisistema. En realidad sólo son anti este sistema. La mayoría de esos partidos atacan una Europa a la que culpan de los males que convierten en votos, mientras defienden organizaciones políticas infinitamente más estructuradas, controladoras y liberticidas que la actual Unión Europea. Todavía más.

Ni todos los nuevos inquilinos extremistas de la eurocámara son euroescépticos, ni todos los euroescépticos del Parlamento Europeo son extremistas. Al menos no tanto. El partido británico UKIP (UK Independence Party), ganador de los últimos comicios europeos en su país, recoge el creciente rechazo existente en el Reino Unido a una Unión Europea reguladora y costosa en exceso, que pone en riesgo su soberanía nacional. De ser extremistas, son extremadamente británicos.

Buen orador, sin pelos en la lengua y, sobre todo, polémico, muy polémico, Godfrey Bloom fue eurodiputado entre las elecciones de 2004 y el 20 de septiembre de 2013 por UKIP, cuando fue expulsado del grupo parlamentario tras golpear a un periodista con un folleto de su coalición, amenazar a otro e insultar a las mujeres asistentes a la conferencia política de su partido. A partir de entonces continuó como eurodiputado independiente.

En esa condición de no pertenencia a ningún grupo, el británico pronunció este durísimo discurso contra el Estado y el sistema fiscal de los que la Unión Europea es una hipertrofiada expresión. También frente a la hipócrita lucha contra la evasión de impuestos, que no pocos burócratas de Bruselas practican. Sin demagogia, sin proponer más Estado para acabar con ninguna casta. Sin vender como esperanza un sistema que controle aún más la vida de los ciudadanos. ¡Y citando a Murray Rothbard!

Según Oscar Wilde, “el valor de una idea no tiene nada que ver con la sinceridad del hombre que la expresa”. Seguramente tampoco con sus formas y con sus actos. Si una idea es innegable, no va a dejar de serlo la sostenga quien la sostenga. Aunque esperemos que no sea necesario llegar a la predicción con la que Bloom cierra su intervención.

 

Imagen | revealthetruth.net

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*