LO ÚLTIMO »

Irlanda, mejor que Argentina como ejemplo a seguir

La receta de nuestros gobernantes para combatir la crisis sigue basada en exprimir al contribuyente y además, lejos de reducirlo, aumentar el gasto público. La solución más fácil para intentar sanear las cuentas del Estado: a costa de la economía privada, que a su vez trata de reducir su deuda. Mientras tanto, otro país europeo que ha sufrido de manera importante los efectos de la crisis ya empieza a notar los resultados de sus métodos, antagónicos de los favoritos de quienes nos gobiernan.

La revista ‘Forbes’ elabora desde 2006 una clasificación anual de los mejores países del mundo para hacer negocios, teniendo en cuenta parámetros como el derecho a la propiedad, impuestos, tecnología, corrupción, libertad o burocracia. Los resultados de este año dejan a Irlanda en primera posición, por delante de Nueva Zelanda, Hong Kong, Dinamarca y Suecia.

En el top 25 se encuentran países como el Reino Unido, que ocupa el 12º lugar, los Estados Unidos, en el 14º, o Alemania, en la posición 24, justo por delante de Lituania. ¿Y España? Bueno, ‘La Roja’ juega muy bien al fútbol, “no somos Grecia” y “llueve mucho”. Dicho con acento argentino o venezolano.

Según la publicación estadounidense, “Irlanda puntúa alto en todos los ámbitos al medir la facilidad que existe en el país para hacer negocios. Es la única nación que se encuentra en el 15 % superior en cada uno de los 11 indicadores que examinamos y está cerca de la cima en baja carga tributaria, protección del inversor y libertad personal”.

Los tres últimos parámetros mencionados son tan redundantes como vergonzosos en nuestro país. Aquí se impone la “argentinización”. Es decir, la hipertrofia estatal, la creciente presencia de los políticos en todos los ámbitos de la vida a costa de la iniciativa privada y el populismo. En otras palabras: los impuestos abusivamente altos, la corrupción y el desempleo. Todo con carácter estructural, sin esperanza de mejora.

Si es grave que los gobiernos tanto central como autonómicos no se plateen el establecimiento de otras medidas, más lo es aún que una gran parte de la sociedad española vea necesario profundizar en las actuales. A este paso nos cambiará hasta el acento.

 

Imagen | panoramio.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*