LO ÚLTIMO »

La reforma del parto de los montes

Dice Soraya Sáenz de Santamaría que con la reforma de la Administración ha llegado la hora del sacrificio de los políticos. No se refería a la guillotina, no, sino una supuesta reducción del rebosante Estado.

Tras años negros y en medio de un presente no más claro, desde el Gobierno presumen de que ha llegado una hora que hace tiempo pasó. Es precisamente esa actitud, y no los plazos, lo más grave. Encima de llegar tarde y mal, parece que hubiese que agradecer una mínima reducción básicamente estética de la estructura del Estado. Una vez más, políticos sitiéndose imprescindibles. A estas alturas son pocos los que con buena fe ven en ellos la solución a la crisis y no una de sus principales causas. Millones de parados -cientos de miles en esta legislatura- y masivas subidas de impuestos después, llega la supuesta hora del sacrificio. No al revés. Primero todo el mundo y al final, si acaso, ellos.

Con tanto bombo y platillo cabría pensar que la reforma se llevará por delante tal vez a las comunidades autónomas, o quizá a un buen número de los más de 8.000 ayuntamientos, o acaso a las diputaciones. Pues no. Entonces puede que acabe con las subvenciones a partidos políticos, patronal y sindicatos. Tampoco. La, según Montoro, “ambiciosa” reforma servirá para cerrar alguna empresa pública y aplicar ciertos ajustes de gasto, además de incluir sugerencias a los gobiernos autonómicos. En definitiva, un ahorro similar al precio de una de esas vías por las que circula el AVE casi vacío.

 

Imagen | libremercado.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*