LO ÚLTIMO »

La Saeta del balón

Llegan los últimos partidos del Mundial de fútbol y una triste noticia relacionada con el balompié recorrió el pasado lunes el mundo entero desde Madrid. Don Alfredo Di Stéfano fallece a los 88 años de edad en el hospital Gregorio Marañón después de estar dos días ingresado debido a una parada cardiorrespiratoria que sufrió durante una comida en la que celebraba su cumpleaños. El universo del fútbol llora la pérdida del más grande de todos los tiempos según France Football, a quien le otorgó en 1989 el único Súper Balón de Oro de la historia.

Don Alfredo, considerado por la FIFA como uno de los cuatro mejores futbolistas del siglo XX, dedicó toda su vida al fútbol. Nacido en Buenos Aires (Argentina) en 1926, dio sus primeros pasos en el mundo del balompié de manos del River Plate en 1945, club que cedería sus derechos por una temporada a Huracán, donde triunfaría. Este último club quiso quedarse con don Alfredo pero River Plate no lo dejó escapar. En esta segunda etapa en River Plate, fue cuando Roberto Neuberger, periodista de “El Gráfico”, decidió ponerle el apodo de la “Saeta Rubia” a don Alfredo, debido a la velocidad que imprimía dentro del terreno de juego y a sus cabellos rubios de entonces. Con este apodo la prensa internacional se ha referido a él desde entonces y hasta su muerte. No fue hasta 1949 cuando don Alfredo dejaría River para emigrar a Colombia debido a una huelga de futbolistas.

Alfredo Di StéfanoEn aquella época, las grandes figuras del fútbol sudamericano jugaban en esta liga y fue Millonarios de Bogotá el club que se hizo con los servicios de don Alfredo. Durante los años siguientes este club fue considerado de los mejores del mundo, comparable con los grandes clubes europeos. En 1952 Millonarios de Bogotá fue invitado a Madrid para disputar un torneo triangular por el 50 aniversario del Real Madrid. Durante ese torneo, que finalmente se llevarían los colombianos, Don Santiago Bernabéu quedó enamorado de las capacidades futbolísticas de don Alfredo y decidió incorporarlo a la nómina del club blanco.

El 23 de septiembre de 1953 don Alfredo debutaba con la indumentaria blanca y comenzaría la que sería una carrera de éxitos y una historia de amor que duraría más de 60 años. La mayoría de los historiadores están de acuerdo en afirmar que su incorporación a las filas del Real Madrid supuso un cambio en la historia del fútbol español y europeo. En aquella época el FC Barcelona dominaba el deporte rey en nuestro país y el Real Madrid llevaba 20 años sin ganar La Liga. Pero todo eso cambió de manera radical: el equipo blanco ganó 8 de las siguientes 11 ligas, conquistó una Copa del Generalísimo además de las 5 primeras ediciones de la Copa de Europa, entre otros trofeos. Fue la época dorada del equipo merengue. El último partido de don Alfredo con el Real Madrid fue el 27 de mayo de 1964, jugando después sus dos últimas temporadas como profesional con el Real Club Deportivo Español, dando así paso a una nueva generación de futbolistas.

No hay que olvidar su paso por las selecciones argentina y española. Don Alfredo jugó con la albiceleste 6 partidos durante el XX Campeonato Sudamericano de Selecciones en 1947, donde marcaría 6 goles y se coronaría campeón. Pero en 1956 la Saeta Rubia se nacionalizó ciudadano español y jugaría con la selección de nuestro país hasta su retiro profesional. Por un motivo o por otro, don Alfredo nunca pudo jugar un Mundial ni con Argentina ni con España y sería ésta la única espina que quedaría clavada en el corazón del “viejo”.

Di StéfanoPero su retiro profesional no significó el fin de la vinculación del don Alfredo con el club de su vida, la Saeta Rubia ha permanecido siempre muy cercano al club de sus amores y el Real Madrid, club de estrellas y de estrellados, nunca ha permitido que cayera en el olvido la leyenda de don Alfredo. Tras su etapa como futbolista, entrenó a varios clubes de renombre mundial como River Plate, Boca Juniors, Valencia CF, Sporting de Lisboa y Real Madrid, entre otros.

En el año 2000 el equipo de la Castellana nombró a don Alfredo Presidente de Honor del Real Madrid, cargo que ostentaría hasta el día de su fallecimiento. Queda ahora en la retina de nuestros mayores la leyenda de la Saeta Rubia, esos mayores que nos cuentan cómo un jugador fue capaz de revolucionar el fútbol mundial. Considerado como el primer futbolista mediático, don Alfredo es fútbol en general y Real Madrid en particular, hablar del equipo blanco o del deporte rey es hacerlo de don Alfredo. Personalidades de este deporte en todo el mundo han querido mostrar su tristeza por esta pérdida, una persona a la que nunca se le subió el éxito a la cabeza y que siempre tuvo un corazón humilde, tal y como demuestran su gran sentido del humor y sus sencillas palabras.

Gracias por ayudar a hacer grande este deporte, don Alfredo. D.E.P.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*