LO ÚLTIMO »

Mafalda… ¡Paren el mundo!

Es posible que el nombre de Joaquín Salvador Lavado no les diga nada, quizás adivinen de quién hablo si nombro a Quino, pero seguro que despejamos todas las dudas si mencionamos al personaje más célebre que salió de sus propias manos, la inolvidable Mafalda. Este humorista argentino será galardonado el presente año con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y por ello, desde In Veritate Libertas, queremos hacer un pequeño homenaje al “padre” de aquella niña contestataria, que ponía en duda el funcionamiento de un mundo del que, a veces, se quería bajar…

mafalda 1Aunque Quino publicó su primera obra en 1963 -según reza la biografía de su página web-, la fama no le llegaría hasta años más tarde, de la mano de su célebre personaje, con el que haría un análisis certero e irónico de una sociedad algo convulsa en aquellos años de constantes cambios. Se trataba de una visión muy crítica con ciertos comportamientos de “los mayores” a ojos de una niña, que poco tenía que ver con la edad que representaba.

Mafalda era el hilo conductor, la más visible, la más carismática, pero era una pieza más, no habría llegado muy lejos si no se hubiera rodeado de esos amigos que encarnaban una forma de ver la vida, perfectamente reconocible en personas de carne y hueso… La angustia de Felipe, la ambición e incultura de Manolito, la superficialidad y el cinismo de Susanita, la ingenuidad de Miguelito, la radicalidad de Libertad y la entrañable inocencia de Guille, sin olvidar el papel de los padres de la protagonista, son ingredientes fundamentales para el éxito de las célebres tiras cómicas.

Mafalda Cultura

Todo lo expuesto anteriormente no es sino una introducción, una forma de invitar al lector a empaparse de Quino y de Mafalda, de su odio a la sopa y su amor a los Beatles; de la pereza de Felipe y su sueño de convertirse en el Llanero Solitario; de las cuentas de Manolito y su incondicional entrega a la caja registradora; del instinto maternal de Susanita; del egocentrismo de Miguelito; de las reivindicaciones de Libertad y, por supuesto, del chupete y el adorable ceceo de Guille.

Mafalda Guille

Quino es su obra, porque en ella está reflejada lo mejor de él, un humor único, sencillo y grandioso a la vez, sutil y descarado, vigente a día de hoy, que sacó los colores en su momento a aquellos que dirigían un mundo sin saber a dónde lo acabarían llevando… Ese mismo mundo al que Mafalda pidió que parase para poder bajarse y al que muchos hoy le reclamarían exactamente lo mismo.

 

Imágenes | Quino

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*