LO ÚLTIMO »

No a los rescates

Sede de Bankia en Madrid | Getty

Últimamente estoy leyendo muchos comentarios que acusan al capitalismo de rescatar bancos y esto es algo que hay que explicar porque hay un malentendido generalizado. El rescate de un banco por el gobierno no es capitalismo, puede ser clientelismo, mercantilismo, crony, capitalismo de amiguetes o socialismo mo. Puede ser cualquier cosa, pero no capitalismo. Cuando se defiende el no rescatar los bancos significa que estos vayan a quebrar y las personas vayan a perder su dinero como defendían los políticos para poder intervenir y nacionalizar los bancos. Hay otras formas.

Bail-in, este es el término anglosajón que se utiliza para denominar a los rescates privados, frente a bail-out, que sería el usado para los rescates públicos. En el bail-in un banco al borde de la quiebra puede ser rescatado por sus propios accionistas mediante una ampliación de capital que pagarían los propietarios del banco. También puede rescatarse de forma privada entre bancos mediante una absorción o simplemente mediante préstamos o compra de activos tóxicos para que estos limpien sus balances. Así deberían ser los rescates bancarios, que el que paga cuando pierde sea el que cobra cuando gana, y no la tan popular frase de privatizar beneficios y socializar pérdidas.

En un estudio presentado por los profesores Reinhart y Rogoff demostraban cómo desde el año 1820 hasta nuestros días siempre que había habido una crisis bancaria con sus posteriores rescates la deuda pública del país donde se daba el suceso incrementaba de media en un 86% los tres años posteriores al rescate. Este suceso es muy empobrecedor para el conjunto del país pues deuda presente son impuestos futuros y por lo tanto menor renta disponible.

El porqué de los rescates bancarios es meramente político pues a nivel económico no se podría defender, además si se sabe que si quiebras te rescatan tu propensión a arriesgar más de la cuenta es mucho más elevada, el famoso riesgo moral. De este modo desde el capitalismo real no se deben rescatar bancos de forma pública y mucho menos nacionalizarlos. Ahora veremos por qué.

Los bancos que en España han sido rescatados no eran realmente bancos, eran cajas. Estas cajas eran el brazo financiero del poder político, eran una banca “pública”. No se ha rescatado a ningún banco privado pero sí a muchos públicos. La razón es que cuando se ponen políticos al frente de cualquier administración esta acaba corrompida. La CAM era una banca pública que se dedicaba a financiar los proyectos megalómanos en la Comunidad Valenciana tanto de los políticos como de sus amigos, por lo que una banco público como solución a los rescates bancarios sería la peor solución pues lo único a lo que llevaría sería a muchos más rescates y de forma más asidua.

Así que no podemos decir que el actual sistema bancario sufra de hiperdesregulación sino de todo lo contrario, de ultrarregulación. Estas regulaciones son el idilio de los políticos, y en España tenemos ejemplos para no parar. El déficit tarifario de las eléctricas y las constantes subidas de la luz no vienen por la desregularización del sistema, sino por estar tan regulada y llena de burócratas, (las famosas puertas giratorias…) Otro sector, el de la telefonía, nos solemos quejar de oligopolio pero una vez más la respuesta la encontramos en que detrás están cientos de políticos viviendo del cuento de las regulaciones en favor de sus amigos.

Con todo esto podemos ver que la solución no es poner más políticos al frente de los bancos ni nacionalizarlos, sino dejarlos completamente privados, y si quiebran que ellos solos salgan de donde se metieron.

IVL

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*