LO ÚLTIMO »

Por una nueva Ley del menor

Otra de las promesas del PP que viven en el limbo de los programas electorales es la reforma del Ley del menor. Una de las principales expresiones de la impunidad en España. A Rajoy, Arenas y compañía les faltó tiempo para hacerse la foto en casa de Marta del Castillo entre promesas, frases grandilocuentes y caras compungidas. Ahora, casi dos años después de llegar al poder, amortizados los votos, la prima de riesgo o cualquier concejal nacionalista hacen más ruido que la hija asesinada.

Quizá sea eso lo que llaman “no legislar en caliente”. Aun en frío, cuando los medios no hablan del tema sólo porque no hay ningún caso reciente, son innumerables los argumentos que pueden esgrimirse en defensa de una reforma de la ley. Cada uno de los seres abyectos autores de estos crímenes representa un argumento. De hecho, el Rafita, el Cuco y todos ellos no han demostrado valer para otra cosa que como ejemplo del mal y de la necesidad de endurecer cuanto antes una legislación tan permisiva y buenista.

Sin embargo, la agenda política en España no la marcan los compromisos entre el Gobierno y los electores. La troika, el Fondo Monetario Internacional o los nacionalismos tienen mayor capacidad para ello que la voluntad de una nación.

Al menos, si no van a cambiar nada, algunos podrían tener el pudor de no utilizar a víctimas y familiares con fines electorales -y nosotros el de castigarlo en las urnas. En los últimos años así ha ocurrido con la familia de Marta del Castillo, el padre de Mariluz Cortés o la madre de Sandra Palo, quien abiertamente declara no creer en la Justicia. Ellos representan los buenos ejemplos para pensar en la reforma. Nadie está exento de verse en su situación. Si no son escuchados, al menos merecen respeto.

Más allá de argumentos, discusiones y lamentos, no hay nada como leer la sentencia del ‘Caso Sandra Palo’ para, cuanto menos, aceptar el debate. Resulta difícil, tras su durísima lectura, seguir considerando sólo niños a ciertos monstruos. Quizá hacerlo lleve a ver las cosas en caliente, sí. ¿Existe otra manera?

 

Imagen | zoomnews.es

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*