LO ÚLTIMO »

Qué difícil, Betis…

Qué difícil expresarlo, tantas cosas que decir y que sentir y qué complicado se torna plasmarlo. Difícil porque plasmar un sentimiento tan grande nunca fue sencillo, porque ese sentimiento es motivo de burla para muchos, una burla fácil e insulsa, basada en el desprecio y en la ignorancia de no llegar a comprender un amor platónico basado en el sufrimiento casi continuo y en una gloria que llega a cuenta gotas. Un amor que para poder llegar a comprenderlo en el más mínimo ápice debe ser adquirido casi desde el nacimiento.

Qué difícil quererlo cuando falla a esos que nunca lo abandonan, a esos que a pesar de ver cómo nunca termina de llegar donde merece siempre lo empujan y alientan para demostrar que Él, y sólo Él, es Glorioso. Glorioso porque así lo bautizaron aquellos que en su día nos enseñaron a amarlo en la salud y en la enfermedad, en las victorias y en las derrotas, en primera, segunda o en tercera. Betis, qué difícil es quererte, qué difícil hacerlo de esta forma, máxime cuando ves a tu semejante, a tu hermano, celebrar y disfrutar con su equipo año sí y otro también, de ver cómo crece y se estabiliza en la élite en la que deberías permanecer siempre.

Qué difícil pero qué grande es quererte, qué grande poder comprobar cómo haces que te quiera cuando menos debería hacerlo. Muchos se reirán de todo esto, pero otros muchos me comprenderán. Comprenderán este sentimiento que más que un sentimiento es un veneno que no deja ver más allá de tus trece barras, trece barras que por su número quizás sean portadoras de tu mala suerte, pero que por su color, el de la esperanza, nunca dejan que desfallezcamos.

Amén de la categoría, los títulos, los récords, las estadísticas y los logros, tú, y sólo tú, Betis, eres para los béticos (los que deben pensar así) el mejor equipo del mundo. El año que viene, en segunda, allí estaremos de nuevo para llevarte en volandas donde siempre debes estar.

Viva el Betis Manque Pierda.

 

Imagen | manquepierda.com

1 Comentario en Qué difícil, Betis…

  1. Esto de monopolizar un sentimiento especial en el Betis es algo que, como dice el artículo, me hace mucha gracia. (pero claro yo no lo puedo entender)

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*