LO ÚLTIMO »

Que el espíritu irlandés le cautive

La cultura irlandesa es muy expansiva, a pesar de su forma amable y alegre. El trébol, el arpa, los Leprechauns o Guinness son inmediatamente asociados con el pequeño pero entusiasta país. Así como el color verde y el nombre de Patrick. Los escritores irlandeses, por ejemplo, Oscar Wilde y James Joyce, con su obra maestra Ulises, son conocidos incluso por la gente menos cercana a la literatura. Por no mencionar que el 17 de marzo es celebrado no sólo en Irlanda y su diáspora (en Chicago, por ejemplo, el río se tiñe de verde), sino también en numerosos lugares alrededor del mundo. Esto es probablemente debido a la infinidad de pubs irlandeses. Porque, ¿quién no ha estado nunca en un pub irlandés? Toda ciudad respetable tiene al menos uno, con sidras, cervezas y música en vivo.

Por mucho que estemos, en mayor o menor medida, familiarizados con estos aspectos de la cultura irlandesa no hay nada más espectacular, enérgico y místico a la vez que Riverdance. Se trata de un espectáculo teatral irlandés que surgió en un intervalo de siete minutos de duración durante el Festival de Eurovisión de 1994. Toma su inicio a partir de una música tradicional irlandesa llamada Timedance compuesta por miembros de una banda de folk irlandés. Por lo general, consiste en stepdancing tradicional irlandés (un magnífico baile de pies, en el que expertos y delgados bailarines se mueven de una manera rápida y ágil, mientras que sus cuerpos y brazos están estrecha y firmemente unidos). Admirar a los bailarines y la secuencia engañosamente simple pero dinámica es una experiencia inolvidable e impresionante que hace seguir inconscientemente el ritmo. Y sólo si finalmente se anima a quitar la vista de los bailarines y a cerrar los ojos por un momento, usted se sentirá completamente inmerso en el ser irlandés, y las melodías alegres harán que se eleven a los nublados páramos y acantilados irlandeses.

Sin embargo, desde su inicio, la verdadera experiencia irlandesa se ​​convirtió en un fenómeno internacional. No sólo porque ha sido puesta en escena en todo el mundo a lo largo y ancho de seis continentes, atrayendo la atención de millones de espectadores, sino también por su variado elenco, por ejemplo, de España o los EE.UU. Los artistas internacionales tienen su parte en la modernización de la danza irlandesa, mediante la introducción de muestras de bailes internacionales. Esto aumenta la riqueza de la tradición, trae más energía y por lo tanto atrae a un público más amplio. Gracias a la diversidad cultural del elenco, el original vivió para ver su spin- offs, como la fusión española e irlandesa llamada Firedance, llevada a cabo por Rocío Montoya, que también pertenece al elenco de Riverdance.

El pasado verano fue de especial importancia para Riverdance, ya que el grupo afrontó el desafío de romper el récord mundial de la fila más larga. Y de hecho lograron: el día 21 de julio, 1.693 bailarines de 44 países se reunieron en Dublín a lo largo del río Liffey para componer una línea de 1km de longitud y bailaron con entusiasmo y sin parar durante 5 minutos, dirigidos por más de 100 bailarines Riverdance. Para hacerlo posible clases Riverdancepúblicas para principiantes tuvieron lugar alrededor de Dublín de antemano, por ejemplo, en el Gaiety Theatre, impartidas por los líderes del elenco, Padraic Moyles, Niamh O’Connor y Brendan Dorris. El entusiasmo de los voluntarios dejó a los bailarines profesionales profundamente impresionados.

Si no lo ha hecho aún, o le gustaría repetir esta experiencia impresionante, el momento no podría ser más propicio, ya que el 20º aniversario Riverdance se aproxima y el espectáculo celebrará actuaciones por toda Europa. La gira se iniciará obviamente en Irlanda, de ahí se trasladará a Austria seguido de Alemania, los Países Bajos, Bélgica, Francia, Escandinavia, Rusia y finalizará en el Reino Unido.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*