LO ÚLTIMO »

Raúl homenajeó al Real Madrid

Un estadio Santiago Bernabéu abarrotado fue el escenario en el que el Real Madrid recibió el homenaje de Raúl González Blanco. El jugador más grande de la historia de un club por el que han pasado algunos de los futbolistas más importantes de todos los tiempos tuvo que esperar desde 2010 para poder honrar la camiseta que defendió durante los dieciséis años que pasó en el primer equipo.

Anoche Raúl volvió a ser el niño que debutara en 1994 en Zaragoza y regaló 45 minutos de blanco y un gol inolvidable a quienes le quieren, le admiran y, sobre todo, le respetan. Un tanto que fue cantado con más emoción que los cientos que anotó en competición oficial. Porque ese gol era parte del sueño que se vivió en Chamartín, tan pasajero como impensable no hace demasiado: Raúl en el Bernabéu marcando como local. Como tantas veces. Una última vez.

Se le vio emocionado, feliz. Con la emoción que se siente en esos momentos que se saben irrepetibles. Era el final sobrevenido, irremediable, de una vida deportiva precoz, intensa. El partido de anoche supuso, más allá de los sentimientos, la certeza melancólica de que ese momento ya nunca más estaría por llegar.

El mayor homenaje que el 7 le rindió anoche al Madrid fue, como siempre, honrar esa camiseta igual que cada vez que la vistió desde su debut. Por la vía del esfuerzo, de la lucha y de la humildad. En definitiva, del respeto, en primer lugar a sí mismo. Liderando con el ejemplo, que es la mejor forma de ser digno de un escudo y un brazalete.

Hay instituciones que dan honor a sus miembros. También, hombres que engrandecen el nombre de aquélla a la que pertenecen. Éste es el caso de Raúl González Blanco, que anoche volvió para homenajear al Real Madrid. Otra vez.

 

Imagen | lavozdigital.es

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*