LO ÚLTIMO »

Tres hermanas gaditanas

Ahora que ha llegado el verano, se producen grandes movimientos de personas desde las ciudades y pueblos del interior en dirección a la costa. Volvemos a acordarnos de los pequeños pueblos prácticamente desérticos en temporadas de invierno que duplican y triplican el número de habitantes durante los meses de julio y agosto. De entre estos pueblos tengo que destacar a tres que son muy importantes en nuestras temporadas de descanso y de las que muchos españoles, andaluces y sobre todo sevillanos, guardamos muy buenos recuerdos y siempre los tenemos presente en nuestros pensamientos. Hablo de tres pueblos gaditanos, tres hermanas que conviven y se relacionan y de quienes sus habitantes están profundamente enamorados y comparten su amor por esta tierra con los forasteros veraniegos que inundan sus playas. Hablo de Sanlúcar de Barrameda, Chipiona y Rota. Tan diferentes, pero a la vez tan estrechamente unidas…

Sanlúcar, la más grande de las tres, que desde que se entra comienzan a verse bodegas. Este pueblo es recordado por su importancia histórica debido a que al estar al lado de la desembocadura del Guadalquivir resulta ser la entrada por donde los barcos que venían de América tenían que pasar para llegar a Sevilla. Gracias a ello se convirtió en una zona donde la alta aristocracia comenzó a asentarse y a construir bellos palacetes e increíbles casas. Esta masa aristocrática se fundía con los pescadores de la zona como los que nos encontramos en Bonanza, o con los recogedores de la uva de la que se sacaba (y se sigue sacando) la famosa manzanilla. En agosto, Sanlúcar se convierte en la capital de las carreras de caballo por excelencia, y es que sus carreras de caballo en la playa llevan celebrándose ya algunos siglos y aún sigue atrayendo a muchísimas de personas cada año. Sigue siendo puro arte. La plaza del Cabildo, las bodegas de Barbadillo, los dulces de la Rondeña… Sanlúcar de Barrameda nunca defrauda.

Scipiona, hoy en día conocía como Chipiona debe su nombre al célebre cónsul Cornelio Escipión quien fundó la ciudad en los años que era procónsul de Roma en la segunda guerra púnica. Chipiona guarda un encanto especial, es diferente a todos los demás pueblos de Cádiz. Famosa por tener el faro más alto de España y uno de los más antiguos e importantes del mundo, por las hermosas vistas que se tiene desde la Cruz del Mar y por sus corrales. Siempre es un placer pasearse por la calle Isaac Peral o ir a los Pinares, bien sea andando o en bicicleta y encontrar magnificas vistas de la playa de Las Tres Piedras o visitar una ermita entre los pinos. No podemos mencionar Chipiona y no nombrar a Rocío Jurado, orgullosa chipionera y mejor cantante. Este pueblo siempre ha estado muy vinculado a la ciudad de Sevilla debido a la gran cantidad de veraneantes que recibía cada año procedentes de la capital andaluza, tanto es así que la propia Rocío Jurado le dedicó una canción: “Sevilla”

Rota es la puerta de la Bahía de Cádiz. Estrechamente vinculada a pueblos como El Puerto de Santa María o con la propia Cádiz. Rota fue un antiguo pueblo de marineros y pescadores pero que comenzó a coger mucha fama por la hermosura de sus playas y porque comenzaron a construirse grandes urbanizaciones en lo que antes fueron playas vírgenes como por ejemplo Costa Ballena o Punta Candor. La semana Santa de Rota y su feria son dos festividades muy importantes para el pueblo. Además de estas dos cuenta con la feria de la Urta entre Julio y Agosto. Rota también era famosa por su Tintilla, que por desgracia se está perdiendo.  Siempre está bien “perderse” por las calles estrechas del centro en donde se cuelgan macetas con flores, visitar el puerto de Rota en donde siempre se podrá comer bien, caminar por el paseo marítimo a lo largo de la playa de la Costilla, tomar el sol en las dunas, o contemplar las vistas desde el Espigón. Rota siempre tiene algo especial.

.

Imagen | cadizturismo.com

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*