LO ÚLTIMO »

Una aproximación al liberalismo

¿Qué es eso del liberalismo? ¿qué defendéis exactamente? Me lo preguntan muy a menudo y siempre es un placer responder, pero antes contaré por qué soy liberal.

Siempre digo que llegué al liberalismo por pasotismo, porque considero que cada uno vive su vida como más le place y yo ahí no tengo nada que decir. No por pasotismo para con los demás, sino conmigo mismo, yo vivo a mi modo y tú al tuyo. Así, sin más. No me gustan que me manden ni me digan qué tengo que hacer, por lo tanto considero que yo tampoco debo hacerlo. Eso es liberalismo, para mi es la esencia de la convivencia. Liberalismo es respeto. Y solo entiendo el respeto dentro del liberalismo. Liberalismo es pensar y decidir como individuo, pero no como un individuo ermitaño, sino como uno gregario. Porque sí, porque los liberales pese a ser individualistas somos gregarios. Es natura.

Ahora que ya os he dicho por qué soy liberal os diré qué es esto del liberalismo.

Para los que acusan al malvado “neoliberalismo” de las guerras les diré dos cosas. Una, no le pongáis el neo delante que ya se nota que vais atacando, que si los neoliberales Estados Unidos, que si la neoliberal Merkel que si tal que si neocual. Y dos, una de las máximas del liberalismo es la no agresión, y una vez para mi vuelve a salir lo que dije antes, sino me puedes decir qué hacer, ya de tocarme ni hablamos, porque aquí paz y después gloria. De todos modos, si no os convence esta monserga filosófica y moral simplemente pasemos de ella. Vayamos a lo práctico que me está empezando a perder la palabrería.

El neoliberal Aznar decide atacar. ¿Os suena, no? Bien, pues os diré por qué esto no es liberalismo. Los liberales si no se meten con los de al lado suya, ya con los problemas de terceros en los que no les han llamado ni hablamos. Ningún liberal va a defender una guerra que no sea la suya. Y aquella no lo era. Si esto sigue sin convenceros, iré a lo que queréis oír. Algo relacionado con el dinero, que a los neoliberales nos encanta. Pues bien una guerra es cara, muy cara, nada es más caro. Ni que el capitalismo rescate bancos y eso sí que es caro (aunque esto tampoco sea liberalismo lo podemos dejar para otro día). Por lo tanto para financiar una guerra hay que tener dinero, y cuando hablo de dinero no hablo de unos milloncetes, no. Hablo de presupuestos de grandes gobiernos, de sumas ingentes. Esa cantidad la pagamos nosotros porque esos gobiernos, que NO son liberales deciden que tenemos que darles a ellos una gran parte de nuestro dinero, queramos o no para que después ellos lo puedan gastar en una guerra, queramos o no. Si aquello hubiese sido liberalismo esa guerra simplemente no se podría haber financiado, porque con mi dinero NO pago guerras.

Ahora me diréis que los Rosthchild y los Rockefeller pueden financiarlas ¿no? Pues tampoco. Según datos oficiales la guerra de Irak costó 2.2 billones de euros. Billones europeos, de los de doce ceros. Y se estima que el gasto por las pensiones a los veteranos y pagos de la deuda generada pueda llegar a un gasto total de 6 billones de dólares en las próximas cuatro décadas. Para los que no estéis muy puestos en cuánto es esto os diré que el PIB español está rondando el billón. Así que hablamos de mucho mucho dinero, mucho más de lo que pueden poner los Rockefeller y mira que son ricos neoliberales. Por lo tanto esa guerra simplemente no se hubiese podido pagar. Así que liberalismo ya sabemos que es NO GUERRAS.

Liberalismo también es ser ciudadano del mundo, y esto es porque los liberales defendemos unas fronteras abiertas. ¿A que eso no os lo esperábais? Lo vuelvo a decir. Los liberales defendemos que no haya fronteras porque de verdad creemos que hace falta una igualdad de oportunidades y si has nacido en el Congo y allí las cosas no te van bien sólo tienes que venirte a Europa o a donde te creas que puedes prosperar. Ahora estarán los que piensen que con tanto inmigrante esto se nos va a llenar de delincuencia, y entonces pienso yo ¿eso no es racismo? Claro, cuidamos muy bien de los pobres y queremos igualdad, pero por favor, lejos de nuestra casa que sois unos ladrones. Las bendiciones de la socialdemocracia. Maldecimos a los capitalistas por explotar sus países y a esos gobiernos corruptos por expoliarlos, así que creemos que hay que compartir con ellos y protegerlos. Pero ahora, tratarlos como iguales no, y compartir sí, pero lo que no sea nuestro. ¿No éramos todos iguales?¿No creíamos que todos merecemos lo mismo? Pues parece que no. Las bendiciones de la socialdemocracia. Así que liberalismo es NO al racismo e igualdad de oportunidades para todos.¿Vamos bien?

Liberalismo es decidir sobre tu vida. Y a día de hoy no lo hacemos. Los liberales no queremos que haya políticos o si los hay que sean pocos. Porque ellos toman decisiones por nosotros, y eso a los liberales no nos gusta. Sabemos que muchos políticos son corruptos y ya se toma como algo normal, pero para mi al menos no es baladí. Porque ese dinero que ellos se quedan y deciden malgastar en nuestro nombre, es nuestro y si le hacen favores a empresas de los amiguetes es porque tienen ese poder. “Normal que esté tan cara la luz si después todos trabajan en Iberdrola”. Bien en eso podríamos estar de acuerdo, pero digo yo que la solución será quitarle poder al político y no dárselo. Porque es que si se lo das lo favoreces. Es como darle a un niño una cera de colores y una pared blanca. ¿Adivinan el resultado? Pues eso, no podemos quejarnos de que hacen algo mal y darles más poder porque lo solucionen. Eso es liberalismo.

Y para acabar diré que el liberalismo es más justo con los que menos tienen. ¡¡Esto sí que es chocante!! ¿El liberalismo no quería concentrar el dinero mundial en unos pocos? Pues os pondré un ejemplo de política ultraneoliberal de esta Unión Europea, la PAC. Esta Política Agraria Común se encarga de subvencionar la producción agrícola en Europa. Estas subvenciones salen de nuestros bolsillos y van al de la Duquesa de Alba (acabo de pecar de populista, lo sé) o al de cualquier terrateniente explotador. Eso podría ser grave, pero sigue sin ser lo que más me preocupa. Me preocupa más que al incentivarse la producción y al no dejarse esta sometida a la demanda se tiren toneladas de comida al mar o que se vuelvan a usar de abono siendo perfectamente comestibles. Esto sí es abominable, pero hasta puede ser peor. El coste de producción en Europa es más alto que en el de otros países menos desarrollados, como por ejemplo Marruecos. Ellos podrían proveernos de buenos productos agrícolas a mucho mejor precio y así ellos también poder ser ricos, pero claro, como el precio de los productos del campo están subvencionados en su producción hacemos que los que de verdad podrían vendernos más barato y crecer simplemente no puedan porque tenemos un precio artificialmente bajo.Y después son felices pidiendo que se done el 0,7% del PIB en lugar de dejar que ellos con sus medios puedan crecer. Porque así siguen siendo dependientes de nosotros y eso a este sistema si que le gusta. No sé si lo dije antes, pero sino lo repito. Las bendiciones de la socialdemocracia.

Porque el liberalismo es paz, fronteras abiertas e igualdad de personas y posibilidades. Así que no me digan que somos nazis, fachas o cualquiera de esos peyorativos tan recurrentes, porque hasta mi entender ninguno de ellos defendía lo mismo que nosotros.

 

Imagen | mises.ca

1 Comentario en Una aproximación al liberalismo

  1. Resulta difícil explicar cómo nos podríamos beneficiar todos en un marco de libertad y no-agresión tras una historia de coacción Estatal que ha privilegiado a algunos para subir por el ascensor social y económico a costa del resto.

    A mi juicio es, este, uno de esos grandes retos intelectuales sin respuesta que tenemos las personas liberales.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*